RSS
18 Feb 2017

VENEZUELA: SOCIALISMO O BARBARIE

Author: Narciso Isa Conde | Filed under: Tiro al Blanco

COMIENDONOS LA FLECHA

IREMOS EN CUALQUIER DIRECCIÓN, PERO NO HACIA EL SOCIALISMO

POR JESÚS M. VIVAS, HISTORIADOR, PROFESOR UNIVERSITARIO

image

“Revolución es conciencia del momento histórico” Fidel. Esta verdad no cuenta para nuestro gobierno. Todo parece indicar que marchamos en sentido contrario de lo que se pregonan. ¿Miopía o decisión política? No hay día que no se apele a Chávez, pero no alejamos cada vez más, de “un cambio de época” y nos aferramos a “una época de cambios”. Se “interpreta al mundo” pero no se le quiere “cambiar”, y el mundo no es algo abstracto, es muy concreto: relaciones sociales antagónicas, dentro de un modo sistémico específico. De ser cierto está falacia del tránsito capitalista por una revolución democrático burguesa, para llegar al socialismo, simplemente miremos a los países industrializados que han seguido esa ruta: ninguno es socialista. “no es la producción un medio para el hombre, sino el hombre un medio para la producción” Marx.

En sus profundos estudios con visión categorial holística, Marx se interesó por las características de las comunidades rurales rusas en la época de los zares, las comunas chinas e hindúes y los pueblos prehispánicos mayas, según consta en su respuesta de 1881 a la carta de la revolucionaria rusa Vera Zasoulitsch, dejando deslizar observaciones, según las cuales, las características de las comunidades rurales rusas, la liquidación del capitalismo zarista, y la incorporación de conquistas técnicas europeas, podían dar un constructo que aperturara los espacios para la construcción del socialismo en Rusia. Marx se interesó por mayor información sobre la ACUMULACIÓN ORIGINARIA de capital, buscando rastrear su etiología. Esta preocupación salva a Marx de presunto euro centrista, y pone en duda la rigidez de los modos de producción hechos tan al gusto del estalinismo soviético.

A la muerte de Marx en 1883, dos corrientes se confrontan entorno al marxismo: el evolucionismo positivista (el cientificismo al servicio del capital), donde presuntamente el socialismo es la continuación del capital (etapismo, reformismo, evolución y cambios permitidos por el poder económico), y la otra, que critica los “logros” del “progreso” capitalista, y busca articulaciones entre el pasado pre capitalista y el futuro socialista. La primera es propicia a los socialdemócratas, y la segunda se coloca en el camino de los “Modos de Producción”. Es necesario dejar suficientemente claro, que la historia humana ha seguido distintos caminos. José Carlos Mariátegui se interesó por un “colectivismo agrario” Inca, que Rosa Luxemburgo llamara “lo incaico comunista”. El debate está abierto y la práctica debe estar en su correspondencia.

La ciencia antropológica busca el eslabón perdido, para dar con nuestro origen. Algunas sociedades humanas pasaron de trashumantes y destructoras, a pescadoras, cazadoras, pastoriles, agrícolas y sedentarias, que fomentó la agricultura y dio paso al urbanismo. El valor de uso imperó durante siglos, pero no todas las sociedades lo hicieron de la misma manera. Carlos Marx, alejándose de los trabajos de Morgan, que tanto entusiasmaron a Engels, acotó que hay diversos caminos en el recorrido histórico.

“El Moro” entendió con asombrosa claridad, que HABÍA QUE “CONOCER LA REALIDAD PARA PODER TRANSFORMARLA”. SIN ESTA TAREA, NO HAY SOCIALISMO POSIBLE. “Reforma o Revolución” es el gran referente. Como hacer que “lo viejo termine de morir y lo nuevo termine de nacer”. El empirismo, el pragmatismo, el aventurerismo, el bonapartismo, son prácticas que casi siempre destruyen lo que se pretende construir. “Sin teoría revolucionaria no hay revolución”. G Lukács nos recuerda que para conocer la realidad, se requiere la unidad teoría-práctica, lo que en Marx es “La totalidad de lo concreto”.

Donde hay propiedad privada hay clases (valor de cambio), y dónde hay clases hay intereses (de clases) en permanente confrontación. El marxismo nos categoriza ésta relación dialéctica, como lucha de clases. Cuesta entonces entender y más admitir, que clases diametralmente opuestas, que persiguen objetivos antagónicos, que una de las dos deberá destruir a la otra, puedan cohabitar en sana paz.

Como aceptar el maniqueísmo de un capital bueno y otro malo, uno civilizador y otro destructor. Es el camino de la conciliación de clases. Darle dinero del pueblo a los que precisamente explotan al pueblo. EL GRAN NEGOCIO PARA ESTA BURGUESÍA PARASITA HA SIDO LAS IMPORTACIONES. MÁS DE CINCUENTA AÑOS ESTAFANDO AL PAÍS, LUCRANDOSE CON EL LOMITO PETROLERO Y LLEVANDOSE LOS DOLARES MAL HABIDOS, FUERA DEL PAÍS. En esta rebatiña perversa nacieron crecieron y se hicieron adulteras AD y Copey. Que la alianza con la burguesía es el camino al socialismo; demuéstremelo.

“Inventar o errar”. “Socialismo o barbarie” son tareas por lograr. Seguir las alianzas con el enemigo histórico explotador, asirse a sofismas, cooptar el Poder Popular, burocratizar los partidos revolucionarios, dejar intacto el Estado burgués, temerle a “los poderes creadores del pueblo”, es ponerle la cerviz al enemigo para que de un tajo te la yugule. (Nos leeremos el próximo sábado).

jesusm_vivas@hotmail.com

Comentarios

Comentarios