RSS
25 Dic 2017

FELICITACIONES, FIESTA Y ARTÍCULO

Author: Narciso Isa Conde | Filed under: Tiro al Blanco

 

FELICITACIONES POR SUS LUCHAS Y SUS APORTES, CAMARADAS

clip_image002

Izquierda Revolucionaria realiza tradicional fiesta de fin de año

clip_image004

Julio Benzant 24 diciembre, 2017

Por Julio Benzant

Santo Domingo. Con la consigna: “Junt@s crearemos poder constituyente”, y un ambiente de confraternidad, música, bailes y camaradería, la Izquierda Revolucionaria (IR) celebró su tradicional fiesta de fin de año.

La actividad fue realizada en el local del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA), en la Zona Colonial.

Los presentes bailaron con la animación de una orquesta y disfrutaron de un rico buffet con cerdo asado, pollo al horno, moro de guandules y ensaladas.

Narciso Isa Conde, coordinador de la IR, dijo que este año 2017 fue el año de la híper- corrupción en el país, con los grandes escándalos brotados en la administración pública.

Indicó que cada día se hace más urgente, la conformación de fuerzas para crear el Poder Popular y destronar a los que se roban el erario público de manera impune.

clip_image006clip_image007clip_image009

Rebeldes y rebeldías parecidas: cristianismo y comunismo de verdad

Por Narciso Isa Conde

clip_image011

La Navidad se presta a reflexionar sobre los factores que unen las rebeldías reivindicables a pesar de las en las deformaciones dogmáticas y conservadoras empleadas para distanciarlas y contraponerlas.

Las rebeldías auténticas tienen mucho en común, más allá de las épocas que las separan.

Pero redescubrir esa verdad requiere cultivar ciertas herejías no aceptadas por la tradición navideña del orden establecido, que ha despojado la “doctrina” y el ejemplo de Jesús de sus valores revolucionarios, al compás del empeño de estigmatización y descalificación del comunismo por sus adversarios y de la deformación a cargo de pésimos seguidores.

Pero más allá de las profusas confusiones y mentiras… hay que insistir en contribuir a que la verdad florezca.

Las rebeldías y los/as rebeldes se parecen, salvando los abismos en el desarrollo del conocimiento, en los alcances de los liderazgos, en las formas de comunicar las ideas y en la manera de organizar las resistencias y las ofensivas.

Juan Bautista, Jesús y los Apóstoles –salvando y saltando épocas- guardan un gran parecido con Marx, Engels, Lénin, Trosky, Rosa Luxemburgo, Mao, Ho Chi Ming y Fidel.

El Che tiene una especial sintonía con Jesucristo, y Chávez y Caamaño la impronta de Espartaco.

Las violaciones, los feminicidios, las masacres, los genocidios, las torturas… son comunes a ambas épocas, y a otras intermedias; y las víctimas y sus victimarios presentan asombrosas y espeluznante similitudes.

El Che decía con razón que “entre cristianismo y revolución no hay contradicción”, mientras Jesús entendía que la causa de la injusticia era la riqueza en poder de unos pocos y que había que cambiar un mundo que se presentaba al revés.

Marx, Engels y Lénin, fundadores del socialismo moderno, y sus esforzados continuadores en un espacio de 170 años de historia, han colmado de ciencia, actualidad y prospectiva esas reflexiones y conceptos a lo largo de un duro e inconcluso batallar anticapitalista y antiimperialista, que ahora recobra energías.

Eduardo Galeano nos habla muchas veces de ese mundo todavía -y más ahora que antes- “al revés”, y nos convoca a impugnarlo y transformarlo.

Distante en el tiempo las respectivas formulaciones, la vida en comunidad y la propiedad colectiva aparecen en ambos procesos históricos como el ideal a conquistar. La revolución en ambas épocas se esgrime como algo necesario y pertinente, con su intensa carga contra la explotación, la usura, el terror, las guerras injustas y las leyes opresoras.

Jesús clamaba por la paz, por la abolición de la propiedad privada sobre la tierra y la naturaleza, y por el fin de la esclavitud.

· Coincidencias a través de los siglos.

Planteadas esas ideas veinte siglos atrás, es inocultable que coinciden hoy con la condenas a las guerras imperialistas contra Palestina, Irak, Afganistán, Libia, Siria; con el rechazo a las amenazas de agresión a Cuba, Venezuela, Honduras…Irán

Y coinciden muy especialmente con la necesidad de subvertir la esencia explotadora y excluyente del capitalismo, más allá de la demanda de salarios, doble sueldo y regalías justas y dignas; porque de lo que se trata es de abolir la esclavitud moderna, de superar el trabajo asalariado, de convertir a los/as trabajadores/as en dueños y gestores de todos los medios de creación de riquezas y de todos los poderes; propiciando incluso, a más largo plazo, la extinción del Estado como superestructura, como propietario y también como órgano coerción, regulación o  arbitraje.

Por eso acusaron a Cristo de atentar contra el Estado, de oponerse a la ley mosaica, de propiciar la rebelión de los/as de abajo.

Por eso nos acusan hoy de lo mismo, nos llaman terroristas y nos condenan por subversivos.

Subversivos sí, por que amamos la verdad y la justicia. Por negarnos –como lo hizo Jesús en su tiempo- a no aceptar el dogma atribuido a la justicia de Dios que hablaba de “darle al César lo que es  del César”.

· Nada para el César.

¡Al César nada! Porque todo se lo ha robado en forma de plusvalía, atracando por demás a los contribuyentes de su Estado y saqueando el patrimonio natural.

¡Al César y a los suyos nada! Porque apacible y gustosamente abrazado a Falcondo, Barrick, Odebrecht y demás corporaciones “chupa sangre”, pretenden engullirse y corroer las entrañas de la patria y de la humanidad. A lo Balaguer, Leonel, Hipólito, Danilo, Vicini, Bonetti, Estrella, Agripino, Geogas, Coastal… y más tranquilos que Bobby…

Es verdad, veinte siglos y 17 años después del nacimiento de Cristo, de sus lindos amores con Magdalena y sus encendidas predicas contra los fariceos, el Planeta Tierra está lleno de maldades. Pero maldades que dominan Estados y estructuras de poder extra-estatales.

Maldades auspiciadas por los de arriba, no arraigadas en las bases de las sociedades. Maldades que el cristianismo liberador, distante del opio de los pueblos y de la teología de la dominación, de la mano de un remozado “comunismo para el siglo XXI”, tienen el reto de derrotar; convirtiendo la indignación movilizada en poder de los parias y las olvidadas de la Tierra, que equivale a la ausencia de un poder por encima y contra la humanidad…cuanto antes mejor. (PORTAL z101digital, tercera semana diciembre 2017).

Comentarios

Comentarios