RSS
22 May 2017

DIANDINO, LEONEL Y DANILO

Author: Narciso Isa Conde | Filed under: Tiro al Blanco

 

: ASOCIACIÓN DELICTIVA

Por Narciso Isa Conde

clip_image002clip_image004

Desde el primer Gobierno de Leonel Fernández-PLD, Tiro al Blanco, voz del Movimiento Caamañista, ha sostenido que el ingeniero Diandino Peña, íntimo amigo del ex-presidente, invirtió en su primera campaña presidencial para sacar, estafando al Estado, enormes sumas de dinero y convertirse en pocos años de ricachón a magnate y además en una -sino la principal- ALCANCÍA HUMANA del entonces líder del PLD.

La primera fortuna del ingeniero-empresario, de la cual formaron parte 10 Torres DIANDY bien identificadas, la logró en la era balagueriana a la sombra del ingeniero BEBECITO MARTÍNEZ; a través de los tristemente famosas contratas y subcontratas “grado a grado”, siempre sobrevaluadas entre un 30 y un 50%.

En 1995, Leonel, compañero de barrio de Diandino (Villa Juana), bien informado de lo acumulado por el referido ingeniero, lo escogió como uno de los mecenas de su primera campaña (sin olvidar los grandes aportes de Balaguer vía uno de los ingenieros multimillonarios de la era, Guaroa Liranzo); esto a plena conciencia del valor de su membrecía al interior de los carteles de la construcción y de sus experiencias en las malas artes propias de la cafre de los contratistas.

Los saltos de Diandino, de la Secretaría de la Presidencia a la de Obras Públicas y de ésta a la OPRET-METRO, le posibilitaron practicar en grande los conocimientos adquiridos en la universidad de la corrupción balaguerista, a beneficio propio y del Presidente Fernández; siempre en favor del continuismo peledeísta. La política fue asumida como gran negocio que se alimentaba de los megaproyectos gubernamentales en la vertiente de las más costosas obras de infraestructuras.

Elevados, túneles, avenidas, autovías, metro… con altas sobrevaluaciones incluidas, comisiones de compras, movimientos de tierra abultados, costos inflados, transferencias de materiales a obras privadas (¡el METRITO de Naco!), violación de los estándares sin bajar precios, empresas conexas y subcontratas manejadas por testaferros y familiares, compañías carpetas para transferencia y lavado de fondos robados…y múltiples bellaquerías más, tipo PEME, se usaron con esos fines.

Esas prácticas incluyeron asociaciones en negocios mafiosos con generales corruptos, entre lo que sobresalieron sus vínculos con el siniestro Guzmán Fermín, exjefe de la Policía Nacional y capo de los tristemente famosos “cirujanos”.

En ese contexto resulta impensable que esa evidente asociación de malhechores entre Leonel y Diandino fuera exclusivamente para PROVECHO unilateral de este último y sus socios menores.

En eso casos evidentemente se trató de crear un emporio compartido, en el que los “méritos” propios del “próspero” ingeniero-empresario se combinaron con la función de testaferro del presidente del país y jefe político PLD; esto es, de gran alcancía humana articulada a 14 empresas locales y 15 en el exterior. Tan articulado estaban que Leonel decidió habitar uno de los lujosos apartamento en la Torre Diandy donde residía Diandino Peña.

En el breve periodo en que fueron desplazado del gobierno (2000-2004) fueron protegidos tanto por Miguel Vargas, nuevo ocupante de la Secretaría de Obras Públicas, como por el nuevo presidente de la república HIPÓLITO MEJÍA; actitud que fue reciprocada por Leonel y por Diandino cuando el PLD recuperó el gobierno y decidió no proceder contra la corrupción perredeísta y su asociación con los carteles de la construcción. Díaz Rúa y Diandino Peña le garantizaron impunidad y contratas a Vargas Maldonados y a allegados de HIPÓLITO.

La mutua protección, el borrón y cuenta nueva, la impunidad prolongada y renovada ha protegido a presidentes y ministros corruptos de todos los colores; aplicando una especie de acuerdo tácito: “roba que yo te perdono, para que tú hagas lo propio”.

Todo esto ha sido denunciado por nosotros, aunque no con los valiosos detalles que ahora aporta uno de los grupos de la comunicación que ha ejercido con intensidad el denominado periodismo de investigación.

S.I.N. AL ATAQUE

En agosto del año pasado, el Grupo SIN y “El Informe” de Alicia Ortega lograron acceso a la Base de Datos de Mossak Fonseca, bufete panameño involucrado en el escándalo global de los Papeles de Panamá.

Uno de los primeros nombres dominicanos encontrado fue el del ingeniero Diandino Peña, actual director de la Oficina Para el Reordenamiento del Transporte (OPRET) con rango de ministro y conocido como el “ZAR del METRO”.

Así – en un contexto político de pérdida de poder real por el declive del leonelismo dentro del PLD- ha comenzado a precipitarse su desgracia en la medida el emporio y sus empresas no declaradas pudieron ser identificadas y evidenciadas como mecanismo para transferir y lavar grandes sumas sustraídas al Estado y ocultadas vía los llamados paraísos fiscales. Valioso aporte a la lucha contra la impunidad.

La información que reposa en esos archivos filtrados a raíz del destape de los papeles de Panamá, fue solo la punta del iceberg desde donde partió el grupo SIN que siguió recabando datos y documentos aquí en el país, hasta que descubrió que el “Zar del Metro” cuenta con un Emporio no declarado de 29 empresas, 14 aquí y 15 en el exterior, con nombres y apellidos, a través de las cuales se han realizado numerosas transacciones y transferencias de acciones soterradas, sin otra sustentación que no sean fondos imposibles de justificar en operaciones regulares.

De Diandino se sabía mucho de lo relatado a partir de evidencias no comprobadas con papeles y pruebas inequívocas. El Movimiento Caamañista tuvo el valor de denunciar su condición de empresario y funcionario corrupto, así como sus notorios vínculos dolosos con Leonel, con la cúpula peledeísta y los cárteles de la construcción.

El Grupo SIN ha logrado pruebas del emporio acumulado que no les permiten escapatoria a ninguno de los dos, y de paso evidencian un proceder similar de la claque de DANILO.

Diandino ha sido atrapado y también el pasado Presidente que le permitió hacer todas esas fechorías para beneficiarse como socio de las mismas. La conexión-asociación está clarita, uno arrastra al otro y un tercero, el presidente actual, sale mal parado.

De ahí el rostro evidentemente descompuesto de Diandino al finalizar la entrevista con Alicia Ortega.

DANILO, LEONEL Y SUS ALCANCÍAS

El presidente Medina, conociendo todo esto, disponiendo de más información y posibilidades de informarse que el Grupo SIN y el INFORME, mantuvo en el cargo a Diandino y los protegió a los dos sin ruborizarse.

Solo hace pocos días lo destituyó en medio de esta comprometedora denuncia, sin instruir proceso judicial alguno por la vía de un Ministerio público bajo su absoluto control. Distanciamiento público de alguien ya de por sí distante, por tratarse de una alcancía de Leonel, no propia. Divorcio abierto con impunidad esencial garantizada. Deja el cargo administrativo sin que hasta la fecha se le formulen cargos judiciales.

De todas maneras otro bolsón de pus del régimen que él preside y del partido que co-dirige le ha estallado en la cara al presidente Medina y a la cúpula del PLD. La picada hacia abajo parece indetenible en tiempo de marchas verdes multitudinarias. ¡Es pa, bajo que van!

La maniobra para dilatar la caída es sacrificar o poner en aprietos temporales a algunos de los corruptos indefendibles pertenecientes a otras fracciones políticas: del propio PLD y del PRD-PRM-PRSC; protegiendo a sí mismo, a sus grandes alcancías tipo Gonzalo Castillo y José Ramón Peralta, y a los magnates del viejo y el nuevo empresariado beneficiarios de la espuria asociación con el danilismo declinante. Maniobra válida para este caso, el caso ODEBRECH y todos los demás.

Gran parte de la sociedad, sin embargo, está haciendo conciencia de que la ALCANCIAS presidenciales varían por periodo y de acuerdo a los ocupantes del Palacio Nacional; de que cada cúpula política tiene sus personeros, sus generales y sus consorcios preferidos… El pueblo va captando una realidad que aflora: en fin de cuentas se trata de un sistema corrupto protegido por un régimen de impunidad que hay que desmontar, cuyo jefe temporal es DANILO MEDINA, relevo de LEONEL FERNÁNDEZ y así hacia más atrás.

22-05-2017, Santo Domingo, RD.

Comentarios

Comentarios