RSS
28 Jul 2016

RECUERDOS PARA REFRESCAR MEMORIAS ENLODADAS POR LA INTOLERANCIA Y EL AFÁN DE ESTIGMATIZAR

Author: Narciso Isa Conde | Filed under: Tiro al Blanco

Con las FARC: ¿Y qué?

Por Narciso Isa Conde

clip_image002

Comandanta Lucía, Narciso Isa Conde y Comandante Santrich, selva colombiana.

Desde mi adolescencia en la vida y en la lucha revolucionaria asumí una actitud de solidaridad, alianza y colaboración política con las FARC-EP.

Y no solo con las FARC, sino también con otros grupos insurgentes de Colombia y organizaciones políticas-militares del Continente y del mundo.

Jamás me inhibí frente a las intensas y persistentes campañas de descréditos que contra las FARC, el Frente Sandinista de Liberación Nacional, el FMLN de El Salvador, la URNG de Guatemala, el Frente de Liberación de Viet-Nam, el ELN de Bolivia, el MRTA de Perú, el Frente Manuel Rodríguez de Chile, el PRT de Argentina, las guerrillas filipinas, la insurgencia palestina, las resistencias políticas en Irlanda, y el País Vasco y Turquía han desplegado las oligarquías, los Estados terroristas opresores y muy especialmente la potencia mundial líder en terror de Estado, genocidios, mascares, guerras destructivas a escala planetaria.

Nunca acepté el chantaje de las acusaciones de “terrorista”, “subversivas” y “narco-terroristas” en su contra. Como me burle de la acusación de “saqueadores” contra la población negra empobrecida de Nueva Orleáns en ocasión del impacto del huracán y de la negligencia criminal de la administración Bush; y también de aquella que calificó de “forajidos” a los sectores medios y populares del Ecuador que se insubordinaron frente a la traición de Lucio Gutiérrez.

Nadie, sin embargo, me ha visto respaldando a aquellos movimientos armados o Estado “cultores” del terror indiscriminado, del fanatismo aberrante, del despotismo desenfrenado a nombre de la revolución (tipo Polpot, Sendero Luminoso o Stalin).

Nadie me ha visto en actitud “seguidista”, subordinada, dependiente o incondicional de nuestros aliados políticos por fuerte o prestigioso que sea la organización y el Estado que representan ¡Ni siquiera frente al respetable y admirable liderazgo histórico de la revolución cubana!

Nuestra relación de solidaridad no solo ha ido con las heroicas organizaciones político-militares, sino con la diversidad revolucionaria, antiimperialista, socialista, comunista, independientemente de los métodos de lucha que empleen y de sus fuentes de inspiración teórica-política y sus trayectorias históricas.

Innumerables organización revolucionarias y movimientos sociales que no han recurrido a armas han contado con nuestra solidaridad en escenarios electorales y en diversas luchas y protestas sociales.

Ahora, si alguien está en busca de aliados o colaboradores de las FARC-EP en la República Dominicana, debo decirles que aquí tienen uno con domicilio conocido y que en el proyecto de Nueva Izquierda Círculos Caamañistas los somos todos y todas, como pasa en otros sectores de las izquierdas sociales, culturales y política del país y en no pocos componte de “los(as) dominicanos(as) a pie”

Déjense de inventar el “hilo en bollito” y el “helado en palito”.

Déjense de hacer el ridículo llevándose del cuento inventado por la CIA, y de la inteligencia del gobierno narco-paramilitar de Álvaro Uribe, difundido por el diario el Tiempo de Bogotá, sobre las supuestas siete fundaciones y los misterioso siete colaboradores de las FARC-EP.

Déjense de darle crédito a la torpeza de los agentes que la Estación de la CIA “Sierra” impone en la DNI y otras organizaciones de seguridad del Estado, instruido por los inventores de las armas de destrucción masiva en Irak.

Vayan al grano, a lo concreto.

Pasen por mi casa y la de todos los(as) dominicanos(as) que nos proclamamos amigos de las FARC-EP y del legendario comandante Manuel Marulanda Vélez, comunista y bolivariano de pura cepa.

Lo que está a la vista no necesita espejuelos, mucho menos el microscopio de Orlando, asesinado por personeros de la misma calaña de los promotores de esta perversa campaña.

Tengan valor: si les disgusta tanto nuestra actitud, aprésennos, arréstennos, procésennos. Y estén seguros que nos vamos a amilanar ni intimidar.

Y esto es válido para calieses* y represores locales, gentes de la CIA, generales de horca y cuchillo, INTERPOL y todos las malas yerbas que pululan por aquí y en el mundo.

Váyanse al carajo con su chantaje.

Sí –agrego- he visitado campamentos de las FARC-EP, soy amigo y aliado de sus comandantes y de su guerrillerrada, tuve hace ya varios años con Marulanda, Raúl Reyes y Jorge Briceño, me he entrevistado varias veces con Iván Márquez, Jesús Santrich, Lucía y Rodrigo Granda.

¿Y qué?

¡Hago lo que me venga en gana!

Y a los periodistas que estén tentados a hacer terrorismo mediático, les sugiero sinceramente que en este país no hay caldo de cultivo para esa perversidad y menos contra nosotros(as).

Marzo 2008, Santo Domingo, RD

Nota: Publicado en mi columna dominical del diario El Nacional de ¡Ahora! Y en múltiples medios digitales

El guerrero de la Libertad

Por Iván Márquez

Integrante del secretariado de las FARC

clip_image003

Comandante Jesús Santrich, Narciso Isa Conde y comandante Iván Márquez en la selva colombiana

Es un guerrero de la libertad. Embiste como kamikaze si de defender al oprimido se trata. Reparte su corazón en mil pedazos fulgurantes de solidaridad hacia las causas justas; por eso lanza los guijarros de su ira contra los tanques israelíes en la intifada palestina; es zapatista y es villista en el batir de alas de la esperanza del pueblo mexicano, es esclavo cimarrón en Haití, saqueador negro mimetizado en el aullido del Katrina, “forajido” en Ecuador por el pueblo y por Correa, aymara y quechua defendiendo a grito herido su conquista, bravío guerrillero de Manuel en las montañas de Colombia; sandinista, farabundista y morazanista sublevando el istmo centroamericano; mapuche y rodriguista en el anhelo austral de justicia y dignidad, miliciano de la guerra asimétrica en la Venezuela bolivariana de Chávez, defensor vehemente de Velasco y de Torrijos, y tupacamarista a morir en el Perú. Fulgen en su pecho las estrellas de Martí y de Betances de sus ínsulas hermanas. Y también es caamañista, y endiablado bailador de jazz, de rock y de hip-hop. Él mismo se confiesa luchador universal por la democracia verdadera y el socialismo. Narciso Isa Conde es su nombre, y su cuartel general es la isla de ensueño del Coronel de Abril, desde donde dispara sus ráfagas huracanadas, incandescentes como el sol Caribe, contra el corazón de la opresión.

Álvaro Uribe, el presidente narco-paramilitar de Colombia, lo quiere matar; lo tiene en la mira ensangrentada de sus sicarios desalmados. Sufre al verlo presidiendo la Coordinadora Continental Bolivariana que en los umbrales de su salto a Movimiento Continental sigue generando espacios de encuentro y de coordinación de luchas -con Bolívar y los héroes nacionales de la libertad- por la Patria Grande y el Socialismo en esta hora de crisis abismal del sistema capitalista. Esa reencarnación de McCarthy que preside el terrorismo de Estado en Colombia, que envalentonado con el apoyo de los republicanos pretende trasnacionalizar su política fascista que flagela a Colombia le ha decretado la muerte luego de no encontrar argumentos legales para su extradición. No le pide más el cuerpo… ¡se cree el policía de América! Isa Conde debe cuidarse, y todos debemos cuidarlo. No olvidemos que este régimen es el mismo que recoge contingentes de jóvenes desocupados en las ciudades para presentarlos al día siguiente, en falsos positivos -con uniforme y fusil-, como guerrilleros dados de baja en combate.

Que el embajador de Colombia en República Dominicana, Juan José Cháux, era el organizador del asesinato con la pemisibilidad y/o colaboración del general Aquino (ex -secretario de las fuerzas armadas dominicanas y actual jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia-DNI) y de ciertos enclaves policiales-militares de la República Dominicana, la participación directa de la inteligencia colombiana, la CIA y el MOSSAD, es algo incuestionable. Juan José Cháux, tiene estrechos vínculos con la “oficina de Envigado” de alias Don Berna. Él acompañó a los mafiosos narco-paramilitares de esa “oficina” que se reunieron recientemente en el Palacio de Nariño con delegados de Uribe para conspirar contra la Corte Suprema de Justicia. Ese señor no es ningún perico de los palotes. Es un paramilitar y despojador violento de tierras de campesinos y de indígenas en el departamento del Cauca.

La Presencia en Santo Domingo del actual comandante del Ejército de Colombia, general Mario Montoya, masacrador de la población civil de la Comuna 13 de Medellín en coordinación con los paramilitares, quien además dotaba de fusiles a las bandas de estos últimos, según testimonio del cabecilla paramilitar alias “H.H”, es algo que no se debe desestimar. El sólo gesto de invitar al general Aquino a Bogotá y entregarle en una ceremonia de condecoración el fusil del comandante fariano Martín Caballero abatido por el ejército recientemente en los Montes de María, es más que elocuencia de sus intenciones criminales.

El Presidente Leonel Fernández sabe que Isa Conde no es un guerrillero, fusil en mano al estilo de cualquiera de nosotros o del Che, así pose uniformado en camuflado disparando simbólicamente su inconformidad. Las balas de Narciso, son demoledoras y explosivas, sí, pero son disparadas por su pluma, sólo que tienen la sonoridad del tronar de los fusiles como en toda batalla de las ideas. ¡Qué paradoja: demonizan los fusiles y demonizan las ideas! El Presidente Fernández está en el deber de protegerlo. No se puede permitir que se criminalice el pensamiento.

Lo que ocurre es que Isa Conde es un escritor sin collar y su palabra es un raudal. Sobre él sólo ondea como flama la bandera de la libertad. Su conciencia de revolucionario universal no puede permanecer impasible ante la opresión del ser humano; por eso levanta su voz en el borde mismo de los precipicios. Un hombre así debe ser rodeado y escoltado por todos los legionarios de la solidaridad que existen en el mundo.

El apóstol “Narso” debe seguir difundiendo su luminoso evangelio de Patria Grande y Socialismo. Adelante Narso que hay yugos por romper. Estas palabras van dirigidas también a todos los perseguidos por la perfidia Uribista.

Montañas de Colombia, octubre 9 del 2008


HOMENAJE A MARULANDA EN EL BLOQUE CARIBE

clip_image005

Con Iván Márquez y Santrich, en ocasión del primer aniversario del fallecimiento de Manuel Marulanda, selva colombiana.

EN LA HABANA, SEDE DE LOS DIALOGOS DE PAZ EN LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS Y AL RETORNAR A RD:

clip_image007

Con el comandante Timochenko en la Habana y con el comandante Iván Márquez, Najeed Amado, Secretario general del Partido Comunista Paraguayo y Carlos Moráis del partido comunista Primera Línea de Galicia (ambos de la Presidencia Colectivas del Movimiento Continental Bolivariano-MCB) en la misma ocasión. Octubre 2015.

COLOMBIA: AVANCES, RETRANCAS Y RIESGOS EN EL PROCESO PRO PAZ

clip_image009

Conversación entre el Comandante Timoleón Jiménez (FARC-EP) y Narciso Isa Conde en La Habana

En mi reciente y breve estancia en La Habana-Cuba sostuve interesantes intercambios con la Delegación de Paz de las FARC-EP, incluida una intensa y significativa reunión con su Comandante en Jefe, Timoleón Jiménez (Timochenko).

En esas conversaciones se trataron diversas vertientes del actual y trascedente proceso colombiano en relación con la evolución de la situación continental y mundial.

Dinámica de la paz en Colombia

Los Diálogos de Paz en Cuba van a cumplir tres años y recientemente se contempló la posibilidad de lograr el acuerdo definitivo en un plazo de seis meses; todo esto dentro del entusiasmo que habían despertado los sostenidos avances en los cuatro primeros puntos de la agenda y, sobre todo, el reciente y original acuerdo en torno al espinoso problema de las víctimas del conflicto armado, la justicia restaurativa, la búsqueda de verdad en las responsabilidades y la no repetición, firmado recientemente por el Presidente Santos y por el comandante Timoleón Jiménez en presencia del Presidente Raúl Castro. Este tema corresponde al punto cuatro de la agenda establecida.

Sin embargo, la aviesa y sorpresiva sugerencia del Gobierno Colombiano de revisar a “postriori” el documento firmado, ha impedido su publicación y creado un fuerte impasse y una notable incertidumbre; mientras ya se ha perdido casi un mes del plazo acordado para abordar los cruciales temas pendientes. Otra vez afloró una tramposería que tiende a sembrar justificada desconfianza.

Además de los subtemas “congelados” (en torno a los cuales persistieron diferencias) correspondientes a los tres primeros puntos de agenda (cuestión agraria, tráfico y consumo de drogas y participación política), quedan pendientes otros de mayor importancia y envergadura como el PARAMILITARISMO, el CESE AL FUEGO BILATERAL, la DEJACIÓN DE ARMAS, la PARTICIPACIÓN DE LAS FARC-EP en el marco de la legalidad y la REFRENDACIÓN DE LO ACORDADO (institucionalización de los acuerdos).

Nada de esto está definido, aunque ciertamente se han formado Comisiones Técnicas para avanzar las propuestas que habrán de discutirse en la MESA.

El desmonte del paramilitarismo, por ejemplo, -además de crucial- es sumamente complejo y se enfrenta a fuertes resistencias y complicidades estatales amalgamadas con la extrema derecha uribista, los negociantes de la guerra y la narco-corrupción.

Ni hablar de las dificultades que entraña establecer las garantías, el blindaje, para el no uso de las armas estatales en las competencias y controversias políticas internas y para el cese correspondiente de su empleo como medio de lucha por las fuerzas insurgentes y su irrupción en la legalidad con garantías de que no se repetirá el exterminio punitivo de la Unión Patriótica.

A todo esto se agrega la necesidad de la Constituyente como mecanismo para refrendar democráticamente y constitucionalizar los acuerdos; propuesta sostenida por las FARCP, todavía rechazada por el gobierno en el punto sobre refrendación de lo aprobado en los diálogos.

Un pre-requisito clave para evitar festinaciones en estos diálogos fue establecer que “mientras no se haya acordado todo, nada puede ser considerado definitivamente aprobado”. Y ciertamente lo que falta no es poca ni cualquier cosa, por lo que cualquier precipitación podría hacer más daño que bien.

Esto indica que todavía no se ha llegado a la recta final como propagandizan quienes se proponen un acuerdo final vulnerable, violable y evadible por los que controlan el Estado y todos los poderes permanentes.

Un 80% de la sociedad colombiana anhela la paz y una parte importante aspira a cambios políticos sustanciales para dejar atrás el pasado de injusticia, inequidad, corrupción, empobrecimiento y terror. Las FARC-EP están firmemente abrazadas a esos propósitos y eso le ha permitido crecer social y políticamente.

No pasa así con el gobierno, el régimen y las derechas colombianas.

Así lo demuestra lo que acontece en esos DIALOGOS DE PAZ, en los que el poder dominante en lo esencial sigue mostrándose como obstáculo para avanzar en dirección al logro de esos anhelos populares; en tanto la insurgencia, el movimiento popular y las izquierdas colombianas se muestran pro-activas en la lucha por convertirlos en realidad.

En paralelo, la determinación sediciosa del imperialismo estadounidense, del paramilitarismo y de la derecha colombiana, procurando revertir como sea el proceso bolivariano en Venezuela, conspira contra la paz en la región y contra una salida digna al conflicto social armado en ese país.

Por tanto, los pueblo de Nuestra América y de todo el mundo (incluido el nuestro), deben movilizarse para exigirle al régimen colombiano ponerle fin a esas maniobras, respetar lo acordado, aplicarlo consecuentemente y darles curso a reformas estructurales que impidan una paz “chueca” y tramposa, por demás inaceptable; condición a mi entender imprescindible para todo proceso gradual y seguro de “desmilitarización” de la insurgencia revolucionaria.

Desconfianzas, riesgos y esperanzas

En mi apreciación todavía es temprano para vaticinar si habrá o no acuerdo definitivo en el plazo anunciado, y una vez alcanzado, observo mucha complejidad en su implementación (dada la naturaleza del régimen colombiano y la gravitación de EEUU sobre él), especialmente en cuanto al destino y al nuevo rol de los ejércitos populares forjados por las FARC y el ELN durante 50 años de heroicos combates; sobre todo si el conjunto de las fuerzas revolucionarias y transformadoras sigue valorando consecuentemente los riesgos de un desarme sin cambios muy sustanciales y se mantiene alerta y en pie de lucha; que es lo necesario y deseable.

Particularmente me siento en el deber de expresar mi profunda desconfianza respecto al régimen que hoy preside Juan Manuel Santos y mucho más aun respecto al imperialismo estadounidense que lo tutela, sin negar el extraordinario valor político y humano de intentar forzarlos a aceptar una paz digna.

Aprecio que detrás de sus declaraciones e iniciativas teatrales sobre la paz, EEUU y el gobierno de Juan Manuel Santos esconden, en medio de sus dificultades, sus reajustes estratégicos en procura de un control y un dominio más seguro en el Norte de Suramérica; apostando al desarme rápido y unilateral de la insurgencia con débiles garantías y a la permanencia de su ejército con unos 585 mil efectivos, bien fogueado y mejor armado, junto a la continuidad de las 7 BASES MILITARES ESTADOUNIDENSES y de toda su red intervencionista establecida en Colombia.

Esa pretensión procura, que una vez liberado el régimen colombiano de las presiones y exigencias de la guerra interna, sus fuerzas militares y de inteligencia tengan más posibilidades de jugar el funesto rol regional que le ha sido asignado por el Pentágono, en primer orden contra Venezuela (si resulta necesario), pero también en toda la región amazónica y en el Continente; donde EEUU y aliados se proponen revertir los gobiernos independientes y restaurar plenamente su reinado contra-revolucionario con fuerzas políticas subordinadas y eventualmente con tropas “ajenas”, paramilitarismo ya infiltrado en países vecinos y bajo presiones y planes desplegados de sus bases militares.

Igual expreso mi confianza en la heroica insurgencia colombiana, en las fuerzas transformadoras y en los movimientos sociales combativos de ese país hermano, abrazados actualmente –y ojala por siempre- a la idea de una paz digna, con justicia social y soberanía, con garantías plenas de no repetición de un Estado represivo, terrorista y punitivo.

clip_image011

Narciso Isa Conde

19-10-2015, Santo Domingo, RD.

EN ESPERA TODAVÍA DE QUE MIS ARTÍCULOS CRÍTICOS DEL DESARME UNILATERAL DE LAS FARC-EP Y SOBRE LAS CONSECUENCIAS DEL MONOPOLIO DE LAS ARMAS EN MANOS DEL ESTADO COLOMBIANO Y DE LAS BASES MILITARES YANQUIS, LOS COMUNICADOS DEL MC Y LA IR DE NUESTRO PAÍS Y LAS DIVERSAS OPINIONES DE LOS CAMARADAS DEL MCB, SEAN PUBLICADOS EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN CONTROLADOS E INFLUIDOS POR EL ESPÍRITU DE CENSURA DE LOS PARTIDARIOS DE LA ENTREGA DE LAS ARMAS POR LA FARC-EP EN LOS TÉRMINOS ANUNCIADOS Y DE LOS PARTIDARIOS DE LA “DEJACIÓN” POR TIEMPO INDEFINIDO DE LA CONSTITUYENTE POPULAR, LA SOBERANÍA NACIONAL Y UNA PARTE DE LOS CAMBIOS ESTRUCTURALES PENDIENTES DE CONSENSOS EN LOS DIÁLOGOS DE LA HABANA, TODAVÍA “CONGELADOS”.

AHORA AGREGO EN ESA DEMANDA CONCERNIENTE A LA NECESIDAD DE UN DEBATE NO YUGULADO, ESTE OPORTUNO Y REFRESCANTE RECORDATORIO. Abrazos, Narciso Isa Conde. 27-07-2016.

Tags: , , , ,

Comentarios

Comentarios