RSS
11 Abr 2018

COLOMBIA: EL CASO SANTRICH

Author: Narciso Isa Conde | Filed under: Tiro al Blanco

 

JESÚS SANTRICH: ANTÍTESIS DE LA PERVERSIDAD

Por Narciso Isa Conde

clip_image002

clip_image004

clip_image005

Estoy súper-indignado y muriéndome de la risa.

Dos sentimientos encontrados conturban mi ser.

Mi antiimperialismo rompió el medidor.

Mi condena al Estado terrorista colombiano subió de nivel y temperatura.

Pero también me dan ganas de que reír.

Trump, su CIA, su DEA… me dan rabia y asco.

Entre Santos y Uribe no sé quién es más perverso.

Pero todos ellos pueden ser motivos de burlas y carcajadas.

Son seres malévolos y también ridículos. Asesinos y payasos.

Representan la decadencia de la civilización del capital y su imperio del Norte revuelto y brutal.

Son al mismo tiempo bárbaros e inteligentes, toscos y hábiles, malvados y estúpidos… “asigun” soplen los vientos, sus pasiones y sus miedos.

· Capítulo 13 de la primera temporada.

Así lo revela este reciente capítulo tragicómico de la primera temporada de esta telenovela nombrada “LA PAX FABRICADA EN LA HABANA”.

Imagínense estas escenas:

-El comandante Jesús Santrich-FARC acusado de participar en un narco-cártel que lidera el Presidente venezolano Nicolás Maduro, denominado el “Cártel de los Soles”.

-Santrich y Maduro sindicados como dos grandes capos, agarrados “infraganti” en un tráfico de de 10 toneladas de cocaína destinadas al país de la CASA BLANCA, de míster OBAMA y míster TRUMP.

-Acusación sustentada por la “persona moral” de un tal Popeye, principal sicario del abatido Cártel de Medellín de Don Pablo Escobar (“Amando a Pablo y odiando a Escobar”).

-Santos amenazando con la extradición de Santrich y el Tribunal Supremo de Venezuela, con sede en Bogotá, ordenando la captura del presidente venezolano.

-Trump atizando convertir a Jesús en otro Simón y añorando el magnicidio contra Maduro.

Lo cómico y lo grotesco se mezcla con lo trágico y el dolor. La indignación con el humor y la risa.

· Esto tipos matan y extraditan.

Pero debemos contener la risa y hasta la burla.

Debemos prepararnos para un periodo muy difícil y una pelea muy dura.

Porque lo trágico en este caso predomina sobre lo risible y lo burlesco, puesto que quienes hicieron este guión son los jefes de los paracos, ideólogos de la moto-sierra, quienes inventaron los “falsos-positivos”, ingeniaron las fosas comunes y el juego de futbol pateando cabezas humanas.

Son los de las masacres de Sucumbíos, Irak, Palestina, Afganitan, Libia, Kosobo…

Esto tipos matan y extraditan, no importa la calidad de la persona ni lo que represente. Más allá se su ridícula telenovela se trata del cinismo propio de los verdugos de pueblos.

· A Santrich hay que defenderlo: su libertad, su salud y su vida están amenazadas.

Con él compartí muchas veces cuando participaba con el comandante Iván Márquez en la dirección del Bloque Caribe de las FARC-EP y en el trabajo internacional de las FARC.

Por los “trillos de la clandestinidad” -como introducía el propio Santrich las entrevistas radiales que me hacía cada vez que nos encontrábamos en la loma- tuve acceso a la vida de sus campamentos, antes y después de que perdiera la visión.

Santrich es un ser de una inmensa humanidad, fina inteligencia, gran sensibilidad y significativo acervo cultural.

Magnífico escritor, buen poeta y buen expositor.

Compartió muchas luchas con los pueblos originarios de Sierra Nevada y aprendió su lengua y en ella también escribió.

Sufrió el dolor desgarrante de la muerte de su hermano, asesinado por sicarios de Álvaro Uribe.

Es un hombre que sabe de amor, amistad y solidaridad.

Jamás olvidaré su hermoso y solidario artículo cuando estuve amenazado de muerte por el Estado Terrorista colombiano y la CÍA, en la época del Embajador Montoya, general genocida de tomo y lomo.

Desde que se firmó esa pax, en la que nunca confié por el desequilibrio que implica el desarme unilateral de la FARC-EP, lo he tenido colgado del alma; el propio Santrich –cuentan recientemente los/as camaradas del ELN, se expresaba críticamente respecto al contenido del acuerdo final y les advertía no cometer los mismos errores a luz de la conducta criminal del Estado colombiano y EEUU.

Siempre he estado consciente de los riesgos que corría por su especial rebeldía e integridad.

Santrich no solo es la antítesis de la perversidad, lo contrario de la maldad, sino además es un luchador de los que por amor a la humanidad ni se doblan ni se rinden.

Eso en cierta medida explica que precisamente contra su persona hayan iniciado los nuevos “cortes” criminales en las alturas de las FARC, comenzando por intentar asesinarlo moralmente.

Generalmente comienzan por los íntegros, sin que necesariamente se detengan en los blandos o ablandados.

Es un enemigo cruel que no habrá de perdonar ni siquiera a renegados que no se conviertan en esbirros o vulgares traidores.

La trampa está montada y hay que salir de ella.

Esa serie pinta peor que en los tiempos de la cruel revancha contra la Unión Patriótica.

Mientras, camaradas y amigos/as, hagamos hasta lo imposible para salvar a Santrich de la extradición y a Venezuela de la desestabilización.

Y cuídense los/as demás: rompiendo el cerco, porque no hay de otra. (11-04-2018, Santo Domingo, RD.)

clip_image007

clip_image009

clip_image011

Comentarios

Comentarios